Ventajas led con respecto a la iluminación convencional



ULTRA-BAJO CONSUMO

La iluminación LED consume un 70-80% menos de electricidad que una bombilla convencional de similares características: 12lm/w para bombillas convencionales y 90lm/w para bombillas LED. 


Esto supone un ahorro en la factura de la luz muy considerable.


MAYOR DURACIÓN


La vida útil del LED oscila entre 30.000 y 50.000 horas dependiendo del tipo de tecnología del propio chip. Es hasta 11 veces superior si lo comparamos con las 2.000 horas de una lámpara incandescente o las 10.000 de una lámpara de bajo consumo. Una bombilla LED tiene una vida útil de 25 años con una utilización media de 5 horas diarias. 


Los LEDs no se “funden” como los sistemas convencionales, si no que van reduciendo su capacidad lumínica en función de la calidad del semiconductor, la disipación, la temperatura ambiente, el punto de polarización en voltaje e intensidad del LED, el equipo de transformación y tiempo de uso.


SIN DETERIORO POR NÚMERO DE ENCENDIDOS

La vida útil de las bombilla LED no se ve afectada por el efecto de la conmutación, es decir podemos encender y apagar tantas veces como sea necesario sin deteriorarla. Instalando lámparas o luminarias LED en lugares como pasillos, garajes, portales, rellanos o escaleras de un edificio o cualquier otro lugar en el que encendemos y apagamos las luces con frecuencia evitaremos tener que cambiar lámparas fundidas a menudo. 


Las luminarias de bajo consumo ven reducida su vida útil más de un 50% debido a este fenómeno. Las luminarias de bajo consumo tardan algunos minutos en alcanzar su máximo rendimiento lumínico, por contra las luminarias LED se encienden al 100% de su intensidad de trabajo sin producir picos de corriente y no es necesario esperar para obtener todo el rendimiento de la luminaria.


LUZ DE CALIDAD

La luz emitida por las lámparas y luminarias LED no contiene radiación ultra violeta (UV) lo que nos evita estar bajo la exposición de estas radiaciones dañinas para la salud. También está libre de parpadeos o zumbidos molestos.


ECOLÓGICAS

No contienen tungsteno como las bombillas convencionales, ni mercurio como la iluminación fluorescente, tampoco incorporan metales pesados, son reciclables y cumplen con la normativa europea de sustancias contaminantes RoHS. 


El ahorro energético repercute directamente en el medio ambiente ya que gran cantidad de la energía que consumimos es producida en centrales altamente contaminantes. Esto unido al hecho de que tener mayor vida útil representa generar menos residuos.


MENOR EMISIÓN DE CALOR

Una bombilla convencional usa un 95% de la electricidad para genera calor y solo un 5% para iluminar. Las luminarias LED alcanzan una temperatura templada, no desperdician energía en crear calor, por lo que tampoco deterioran los materiales colindantes y evitan riesgos de incendio. 


Esto las hace aptas para aplicaciones de frio industrial ya que no disipan calor dentro de las cámaras frigoríficas.

SIN MANTENIMIENTO


Las lámparas y luminarias de LED no requieren de un mantenimiento específico.